Peregrinos del siglo XX

Muchos son los peregrinos que han relatado su peregrinación y publicado sus diarios, sobretodo desde el auge del Camino de Santiago en 1993. En este artículo, hemos seleccionado viejos relatos, que nos muestran un Camino aún muy desconocido, lleno de incertidumbres. Con cierta nostalgia, escudriñamos sus páginas.


CAMINANDO A COMPOSTELA, narra el camino de Javier Martín-Artajo, un joven madrileño que va a Santiago en peregrinación desde la puerta de su casa, en el Año Santo de 1926. Movido por “el deseo de ganar el jubileo compostelano, pero atizado con el atractivo de lanzarse a la aventura, y latente en el fondo el afán de hacer algo fuera de lo ordinario”, el autor emprende su peregrinación, por la carretera nacional de Madrid a La Coruña. En este sencillo libro con ilustraciones añejas, Martín-Artajo nos cuenta sus experiencias andariegas, el trato con las gentes a lo largo de su peregrinación y su sentir peregrino.

EL CAMINO DE SANTIAGO, del gran hispanista Walter Starkie, cuenta las experiencias de este irlandés polifacético que recorrió la ruta jacobea en cuatro ocasiones, entre los años 1924 y 1954, siempre acompañado de su inseparable violín. Don Gualterio, tal y como era conocido, nunca tiene prisa, vive intensamente el Camino de Santiago. Disfruta igual de un monumento, que de un buen vino, o de una tertulia entre zíngaros.

¿TE VIENES A SANTIAGO? es el título del libro de Alejandro Uli, un peregrino que, con gran ilusión y cierto desconocimiento, se lanza al Camino desde Zaragoza. En el Año Santo Compostelano de 1971, el autor nos relata su Camino junto a unos amigos, y ese “embrujo indefinible que fascina a quien lo recorre sin prejuicios”.

LA AVENTURA DEL CAMINO DE SANTIAGO (“Priez pour nous à Compostelle”) de los periodistas franceses P. Barret y J-N. Gurgand, describe el fenómeno de la peregrinación jacobea a lo largo de la historia. Denominan “cuaderno de ruta” a la última parte del libro. Ahí cuentan sus cincuenta días de camino a pie, desde la localidad francesa de Vézelay, hasta Santiago, en el año 1977. En su propio Camino, siempre tienen como referencia la historia de la peregrinación. No se trata de un Camino “devotionis causa”, sino más bien la aventura de unos caminantes cultos e inquietos, que se interrogan sobre el sentido de la peregrinación. Conocen el desaliento y la tentación de abandonar, duermen al raso, en establos, son denunciados a la gendarmería francesa, y finalmente llegan a Santiago con hondo agradecimiento para concluir “es inquietante haber perdido el sentido de la salvación cuando se tiene guardado el del pecado”.

MI CAMINO DE SANTIAGO de León Degrelle, narra a modo de diario sus vivencias e inquietudes durante la peregrinación  que efectuó en el año 1951 de Roncesvalles hasta Santiago de Compostela. En sus relatos refleja una espontaneidad e interés por la fe, el arte y la cultura que siempre le acompañaron en su carrera vital.

DE RONCESVALLES A COMPOSTELA. José Antonio Vizcaíno se echó al camino el 7 de enero de 1965, y vino a resultar que fue, a la vez, el primer vagabundo escritor y el primer peregrino que se pateó, este Año Santo, la ruta jacobea, de cabo a rabo. “He transitado por caminos que antaño ya fueron orillados; he bebido en las fuentes de donde mana el agua fresca y pura; y, sobre todo, me he preocupado por narrar los hechos al modo de hoy, sin desdeñar por ello las dulces evocaciones del ayer.

ANDANDO POR EL CAMINO DE SANTIAGO. El Año Santo de 1965  Millan Clemente de Diego hace la peregrinación a Compostela. Este libro está escrito con desenfado, con estilo ligero y fácil. Como filólogo ha puesto empeño en sacar del arcano de la “fabla” de las gentes de los más apartados rincones, de los lugares más olvidados por los que pasa el Camino francés, acepciones perdidas, aunque auténticas, palabras y vocablos clásicos.

EL RENACER DE LA RUTA JACOBEA DESDE ESTELLA. Descripción de la peregrinación realizada el año 1963 por tres personas, Antonio Roa, Jaime Eguaras y José María Jimeno Jurío, que con un carro y una mula recorrieron en 23 días el Camino entre Roncesvalles y Santiago de Compostela, contando siempre con la organización, el soporte y apoyo incondicional en la retaguardia de Francisco Beruete. El impacto en los medios de comunicación fue enorme, significando un antes y un después en muchas actitudes y visiones de las posibilidades de recuperación del Camino de Santiago. La prensa y el NO-DO, noticiario cinematográfico oficial de la época, se hicieron eco de la peregrinación difundiendo el sentido y la idea del Camino. Jimeno Jurío tuvo la paciencia y la visión de anotar todos los detalles, aventuras, alegrías y sinsabores de dicha peregrinación.

PASOS SOBRE EL FUEGO. 11 PEREGRINOS VASCOS A COMPOSTELA, de Jose Luis Muñoyerro. Mochila al hombro, once bilbaínos, la mañana del 10 de junio del Año Santo de 1954, emprenden la peregrinación a Compostela. Este libro recoge las variadas y abundantes peripecias de esos once bilbaínos que por las sendas jacobeas salieron de sus casas eufóricos, “para comer lo que nos dieran y para dormir donde nos dejaran”.

LA HECHURA DEL CAMINO DE SANTIAGO. José Luis Herrera, entre el primer día de julio y el quinto de agosto de 1985, hace  paso a paso, el Camino de Santiago —de San Juan de Pie de Puerto a Compostela, con el añadido del tramo alternativo que va del collado de Benteartea hasta Roncesvalles, por la ruta de los puertos de Cize, o de Napoleón. Este es un libro honesto, con sentido del humor, donde el autor nos cuenta lo que ve, lo que piensa mientras ve, se ocupa de lo que anda, y de cómo lo anda, pero comunica también lo que siente mientras sigue andando.

¿ SOÍS PEREGRINOS ? 1976, UN CAMINO EN LA TRANSICIÓN. Nostálgico relato de Fernando Lalanda en el Año Santo de 1976, periodo de incertidumbres, consensos y grandes cambios políticos. Fernando junto a su hermano pasan por encima de todo convencionalismo y con toda naturalidad caminan hacia Compostela, más como quijotes que como peregrinos, más por el asfalto que por camino, sin tantos medios, pero con mucha ilusión de adaptarse a las circunstancias y sorpresas que los lances del día a día les deparaba.

POR EL CAMINO DE LAS PEREGRINACIONES. Es la crónica de un viaje entre Piedrafita y Santiago de Compostela realizado por Álvaro Cunqueiro en 1962. El autor se propone seguir el Camino Francés y visitar los hitos que lo jalonan: iglesias, imágenes veneradas tumbas de condestables y frescos de damas de antaño. Logra así una suerte de tratado precioso para un mejor peregrinar por el camino francés en Galicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>